El mito del chiringuito

El mito del chiringuito

Me tiemblan las rodillas más que cuando estuve 24 horas con las piernas dormidas por culpa de la epidural esperando para dar a luz a mi primer hijo. La segunda tardó y dolió menos, aunque no estoy segura de que en el caso literario pueda hacer un paralelismo con mis partos. 

Sí, estás en lo cierto, he publicado mi segunda novela. Y estoy muy feliz.

No quiero mentirte, no he estado callada todo este tiempo porque haya estado centrada en ella. La deposité en las manos expertas de mi editorial en el mes de mayo, y hasta hoy el camino ha sido un poco lento pero seguro. Creo que no he entrado en mi blog porque no tenía nada que deciros. 

Pero mi pequeña criatura cambia en parte las cosas. 

Os presento El mito del chiringuito. 

el mito del chiringuito

No desvelo nada si cuento que es la continuación de 45 días por año. Vuelven los protagonistas, la familia de Ana al completo y alguno que otro nuevo que me ha enamorado. 

La acción transcurre en Cádiz, lugar al que la familia se trasladó tras la crisis laboral de la protagonista.

¿Que por qué Cádiz? Porque aparte de ser un lugar idílico de playas maravillosas y atardeceres que enamoran, un alto porcentaje de los habitantes de Madrid han soñado alguna vez con dejarlo todo y vivir en Cádiz vendiendo pulseras en la playa o regentando un chiringuito haciendo el agosto verano tras verano. 

El problema viene cuando te das cuenta de que te has montado un castillo de ilusiones y te ha quedado monísimo pero sin cimientos. La caída puede ser muy dura, dependiendo de lo dura que tengas la piel. 

De eso trata El mito del chiringuito, de sueños que nos quedan grandes, de la necesidad de evolucionar, de la familia y alguno más... y siempre con humor, que es la mejor de las terapias.

Me haría muy feliz que te acercaras a mi segunda criatura y te rieras un rato. Es cortita, no me gusta enrollarme.

Te recuerdo, además, que estamos en octubre, el mes de las autoras (aunque no entiendo por qué tenemos que tener un mes si los autores masculinos no lo tienen; ¿acaso los once restantes son suyos?), que también es mi cumpleaños y me cae una cifra que da miedito, que es el inicio del otoño y la estación nos vuelve melancólicas y tristonas y una dosis de buen humor siempre debería ser bienvenida. 

Tengo la impresión de que son todas muy buenas razones para que te acerques a tu librería, a Amazon, a libros cc o donde más rabia te dé y te des un capricho. 

Todas las reseñas serán bienvenidas, buenas o malas. Aunque me siento orgullosa de algunas apariciones de mi primera novela en medios de gran credibilidad, como el Hola!, Semana, Lecturas...

Os espero a todas y todos. Pasaré lista.