Resumen del año (de mierda) 2020

resumen del año

 

¡Ay! mis queridas amigas y amigos, toca hacer repaso del año….

Como hacen los grandes medios de comunicación, como cada mes de diciembre de todos los años que llevamos vividos, toca resumir este año.

Aunque haya sido un año de mierda.

Este acto de repaso mental, tipo acto de contrición, guarda gran parecido con lo que vemos en las películas o telefilmes, ese momento de hacer repaso de tu vida justo antes de morir.

Este año 2020 ha tenido un odioso parecido con esa situación, pero alguna cosa buena ha tenido. Al menos en mi caso.

Empezamos con una estética ilusión depositada en un año que pintaba bonito. Entrábamos en el 2020, al que podíamos llamar dos mil veinte o veinte veinte. En plan moderno y milenial.

Para mayor gozo, nos regalaba un día más, y un bisiesto tiene un encanto especial. Es la rareza por antonomasia. Algo parecido a tener un ojo de cada color y que los dos sean bonitos. Un David Bowie de los años

Pues nos ha salido rana el añito en cuestión.

Con el barullo que montaron los «milenials» (o esos son los jovenzuelos que nos roban el puesto a los viejenials) con el año 2000 y resulta que la debacle llegó cuatro lustros más tarde.

El mundo no terminó en el que creíamos aciago año 2000 sino que ha estado a punto de materializarse en este. Al menos por el momento, este mundo nada tiene que ver con el que hemos conocido hasta ahora.

Ya no tiene remedio, está terminando, y creo que no tengo ninguna expectativa con respecto al que viene. He aprendido a no esperar. De este modo, venga lo que venga lo tragaré con un poco de azúcar. Como cantaba la tierna y estricta Mary Poppins.

No quiero ni imaginar lo que pueden estar sintiendo nuestros padres y abuelos, esa llamada cuarta edad. Después de sobrevivir a lo que parecía ser la peor calamidad de un país, ahora observan boquiabiertos y resignados cómo un virus se lleva a sus amigos sin un adiós.

Pero no adelantemos acontecimientos. Vayamos mes a mes contando cuáles han sido los acontecimientos más importantes en general de este mundo en caos y de mí en particular.

 

ENERO

Un día de este frío mes desayunamos con la escalofriante noticia de que el príncipe Harry y su preciosa esposa, Megan, habían renunciado a los privilegios de la realeza.

A mí me costó un disgusto terrible. Había perdido toda oportunidad de tomar el té en Buckinham Palace con mi querido príncipe pelirrojo. Porque su abuela no se lo tomó nada bien, todo hay que decirlo.

En China ya empezaban a hablar de que había un virus raro dando mucha guerra con una neumonía rara, pero eso era en China. Quedaba muy lejos. Pasa a otra noticia. Esta no interesa.

Australia, ese paraíso terrenal, se convirtió en el infierno. Durante mucho tiempo. Todo eran llamas y muerte. Se calcula que cerca de 480 millones de animales murieron a causa de las llamas.

Despedí a mi aborrescente #1 en el aeropuerto de Barajas rumbo a Toronto, para espabilar y aprender inglés.

Firmé contrato con una editorial para publicar 45 días por añoPuede decirse que fue uno de los días más felices del año. Eso sin saber la que se nos venía encima. 

 

resumen del año de mierda

 

FEBRERO

Nos dejó Kirk Douglas, y se llevó con él la melena más nívea que haya visto jamás. Alcanzó los 103 años de edad y era uno de los últimos clásicos de los años dorados de Hollywood.

En lo deportivo perdimos al gran Kobe Bryant y a su preciosa hija de 13 años.

El coronavirus empieza a dar un poco de miedo más allá de las fronteras de la República Popular China, pero no mucho, se nos pasa pronto. El que un par de cruceros, grandes como ciudades flotantes tipo Benidorm, tengan que permanecer con sus pasajeros y tripulación confinados durante semanas solo es un suceso esporádico.

Están locos esos cruceristas.

En España, Mar del Olmo abre blog con una entrada mítica: la de la nueva novela romántica y el «empotrador» sumo como protagonista.

Un día más de San Valentín sin celebración en casa de los Del Olmo. Dos celebraciones en un mes que nos regala la rareza de tener solo 29 días cada cuatro años es demasiada fiesta para nosotros, así que nos olvidamos del gordo de las flechas.

 

MARZO

El día 11 de marzo la OMS califica al coronavirus como pandemia. Curiosa coincidencia con otra fecha fatídica para los madrileños... 11-M.

El cambio de vida ha comenzado.

En España nos confinan.

Las calles permanecen desiertas.

Las ocho de la tarde se convierte en la hora solidaria y la gente aplaude a los sanitarios desde los balcones.

Luego vendrán las verbenas y las fiestas por barrios para subir los ánimos. Porque nos dijeron que iban a ser catorce días y no nos dijeron toda la verdad.

La que suscribe cumplió 25 años casada con el hombre que camina a mi lado. No hubo celebración. Nos pasa como con San Valentín, que nos parece una chorrada.

¿Se nos habrá gastado el amor de tan(to) poco usarlo?

Por cierto, los JJOO de Japón se retrasan al 2021. Si los griegos levantaran la cabeza…

 

ABRIL

Seguimos confinados. Aprendemos que para salir tenemos que saber en qué fase se encuentra nuestra población. Medidas que parecían excepcionales en aquel momento y que ahora forman parte de nuestras vidas.

El teletrabajo se instala en nuestra cotidianidad, y con él las reuniones virtuales. Conclusión: el señor Zoom se hace de oro.

Cuando yo era pequeña lo único zoom que conocía era un ballet y yo quería bailar con ellos de mayor. ¡Qué sueños aquellos!

Este año la Semana Santa cae en abril. Por primera vez en la historia los sevillanos no miran al cielo para ver si podrán venerar sus pasos por las calles. Lo que cae del cielo es invisible y también los deja sin procesiones.

Luis Eduardo Aute apaga su voz para siempre. El alba pierde un poco de color sin él 

Mi aborrescente #2 cumple 19 años y yo envejezco 20.

Mi aborrescente #1 se ve obligado a regresar de Canadá mucho antes de lo previsto para que no le cierren las fronteras.

En casa somos multitud. Pero tenemos un trozo de cielo.

 

MAYO

Se descubre el agujero negro más grande y cercano a la Tierra hasta el momento. Aunque parezca extraño, no lo bautizaron como 2020.

España, muy en su línea, destaca en un segundo lugar de infectados por coronavirus. En todo el mundo, ni más ni menos.

Se cancela el Festival de Eurovisión y el mundo friky llora su ausencia.

En Mineápolis un policía sin calificativos asfixia a George Floyd y la población afroamericana dice que ya vale. Nace Black lives matter.

Mi aborrescente #1 cumple 21 años y ya no hay plancha para mis arrugas.

¡Quiero saliiiiiir!

Mi adorada hermana se lía la manta a la cabeza y empieza a fabricar mascarillas seguras y glamurosas que reparte entre vecinos, familiares, amigos y allegados.

Sí, es ella quien comienza el debate de quién es quién entre los allegados.

 

JUNIO

Los chicos de la Universidad de Harvard nos dicen que es probable que el coronavirus haya podido estar esparciéndose por China desde agosto de 2019.

¡Y nosotros en la playa!

Es el cumpleaños de mi hermana.

Empieza el verano, total ¿para qué?

En Méjico hay un terremoto de 7,4 grados.

2020 ¿puedes parar de una puñetera vez?

Irán emite una orden de arresto contra Donald Trump. Lo que no entiendo es cómo no lo encontraron. Su casa es grande y blanca y sale en un montón de películas, periódicos, revistas, enciclopedias… Hasta Google te lleva a la misma puerta.

El gobierno indio bloquea 54 aplicaciones chinas, entre ellas Tik Tok. Todos los indios que no tuvieron acceso a esta app le regalaron su cuota a los españoles aburridos en cuarentena y la aplicación lo petó.

El éxito de esta aplicación anda detrás de los rumores que afirman que el virus se creó en un laboratorio chino propiedad del dueño de Tik Tok.

¿O eso es otra historia?

Nos quedamos sin Rosa María Sardá y Pau Donés.

Enrique Ponce nos regala un verano sin igual gracias a su romance con Ana Soria.

Mi primera colonoscopia ¡chispas!

 

JULIO

Sigue siendo verano. ¿Y qué?

En Brasil los infectados por el virus llegan al millón de personas. Pero sigue habiendo samba en las calles.

Inundaciones en India y Nepal que dejan a 4 millones de personas sin hogar.

Los mismos 4 millones de casos de coronavirus que existen en Estados Unidos mientras que Míster Trump asegura que lo del virus es una broma de los chinos que tienen mucha guasa.

El mundo cada vez me gusta menos, así que me voy a la playa. Sola. Sin familia. Necesito un remanso de paz. Paz que no encuentro porque mi pequeño balcón con vistas al mar ha sido ocupado por una familia de rapaces protegidas y Medio Ambiente me fuerza a una convivencia pacífica.

Los pájaros me dan miedo.

Nos deja Olivia de Havilland con 104 años, Ennio Morricone y Juan Marsé.

Mi niño bonito 45 días por año ve la luz por primera vez. No puedo hacer presentaciones presenciales y duerme el sueño de los justos en sus cajas de cartón.

 

AGOSTO

Desayuno peleas en la playa con los negacionistas del coronavirus.

En Beirut, el puerto salta por los aires dejando multitud de muertos, heridos, desaparecidos y gente sin hogar. Otra vez.  

Kim-Jong-un juega con explosivos en la frontera con China, y aunque deja decena y media de fallecidos, dice que él no ha sido, que lo registren.

A Donald Trump también le caen mal los del Tik Tok, que lo están petando, y prohíbe cerrar acuerdos comerciales con ellos en el país de las oportunidades. ¡Ja!

En Isla Mauricio se derraman unas 3000 toneladas de petróleo. Otro paraíso menos que destruir en el Apocalipsis. Ya nos encargamos nosotros poco a poco.

Putin dice que los rusos son los más chulos del mundo porque ya tienen vacuna. El nombre que le han puesto, Sputnik, rememora tiempos que era mejor olvidar.

 

SEPTIEMBRE

Barbados dice que ya no quiere que Isabel II sea su reina, que ahora quieren ser una República. ¿Otro annus horribilis para la queen? Primero Harry y luego Barbados…

Se llega al millón de fallecidos por Covid-19 en todo el mundo.

No hay vuelta al cole en casa de los Del Olmo porque solo hay clases virtuales para la aborrescente #2 y el #1 sigue sin encontrar su camino. Quiero que los Reyes Magos le traigan una brújula, por Dios.

 

OCTUBRE

Los Trump dan positivo en Covid-19. Paradojas de los no creyentes. No trasciende a los medios si se curaron con los chupitos de lejía que recomendaba el presidente al principio de la pandemia.

Terremoto en Turquía.

Cada vez hay más seguidores de la creencia de que nos están mandando las 7 plagas multiplicadas por 7.

Primera presentación virtual de la novela en la I MAPEA Summit organizada por el grande e inimitable Roger Domingo (Editorial Planeta).

 

NOVIEMBRE

Elecciones presidenciales en Estados Unidos. Trump pierde, pero no reconoce la derrota. Dice que su amigo ha hecho trampas y que eso no vale. Que vuelvan a jugar otra vez. 

50 millones de casos confirmados de coronavirus en el mundo.

Hay una caída de YouTube a nivel mundial y El Rubius ni se entera.

Fallece Maradona después de una vida de todo menos ejemplar y se le venera como a un dios. Definitivamente, el mundo se ha vuelto loco.

 

DICIEMBRE

Elecciones en Venezuela. Solo van a votar cuatro amigos de Maduro pero aún así, se confirma que el pueblo ha hablado y el señor del bigote se queda en palacio vistiendo guayaberas horteras y chándals de los colores bolivarianos.

Eclipse solar total. Causa de malos augurios en el medievo, yo creo que ya nada peor nos puede suceder.

Poniendo perejil a San Pancracio para que los humanos con humor regalen 45 días por año por navidad.

La mítica estrella de Belén será visible de nuevo después de 800 años escondida. ¿Es o no es apocalíptico?

Tengo un segundo niño, pero esta vez la custodia es compartida con otros 14 amigos autores. Se llama 15 miradas a la soledad y es un libro de rabiosa actualidad, porque la soledad, siempre lo es. 

Fallece Armando Manzanero y la balada romántica se queda huérfana. Se lo llevó el coronavirus, por cierto. A los niños ya no se les asusta con el coco sino con el virus. 

 

Y hasta aquí mi visión de este año de mierda. Si fuera reina, diría año horrible en latín, pero soy muy plebeya. 

He decidido no esperar nada del 2021, porque aprendí que la vida sin expectativas altas es más facil de vivir. 

¿Qué ha marcado tu año?